lunes, enero 11, 2010

EL TEO HUYÓ CAMINANDO

Tenía tres días de fiesta con miembros de su célula en casas de verano rentadas

* Fuentes oficiales explicaron que se fue por la playa luego que fue alertado de la intención de capturarlo.

* Otra versión indica que habría sido sacado de la casa por elementos de la Policía Federal de Caminos, quienes los pusieron a salvo del Ejército.

Teodoro García Simental El Teo escapó caminando por la playa, antes que elementos del Ejército Mexicano llegaran al complejo Baja Season's cercano a La Misión en Ensenada.

El mafioso fue alertado por Policías de la Federal de Caminos sobre la presencia de los agentes castrenses para capturarlo.

Al narcotraficante le avisaron: Van a detenerlos.

En la palapa central del centro turístico, El Teo se encontraba con 40 personas más en una fiesta privada. Los subordinados de la célula del cártel Arellano Félix, comandada por García Simental, habían llevado todo lo necesario para la pachanga. Alcohol, comida especial, mujeres y música.

Incluso apostaron punteros en las afueras del lugar para ser prevenidos sobre la presencia de enemigos o autoridad. Pero no fueron ellos quienes alertaron al mafioso. La información salió directamente de la Federal de Caminos y llegó a Teodoro García Simental.

Una vez notificado, dejó atrás mujeres, amigos y acompañantes. Alcanzó a pasarles el aviso. Después, tranquilamente y acompañado de su séquito de seguridad, El Teo se encaminó a la playa. Se dirigió, pisando la arena, hacia el norte. Encontró una calle y dobló para encaminarse a la carretera libre.

En el entronque ya lo esperaba un pick up Tacoma color rojo. García Simental lo abordó y se dirigió a domicilio desconocido hacia Rosarito o Tijuana.

De igual manera escaparon sus principales colaboradores en la ilícita actividad del trasiego de drogas y el secuestro.

Raydel López Uriarte El Muletas y Filiberto Parra Ramos La Perra” eran dos de los 40 invitados de El Teo a la fiesta en el Baja Season's .

El trío y sus acompañantes llevaban tres días de fiesta. No habían salido del lugar porque sus subalternos les acercaron todo lo que necesitaban para divertirse. Los productos para que Héctor Valenzuela Lobo, el cocinero particular de García Simental, les preparara los alimentos. También el licor y las cervezas. Incluso hicieron arreglos para que las damas de compañía llegaran a amenizar la reunión de los narcotraficantes más buscados por la Agencia Antinarcóticos (DEA) y el Buró de Investigación Federal (FBI) de los Estados Unidos.

La filtración

La participación de la DEA en la investigación sobre la ubicación de narcotraficantes asentados en Baja California, ha sido constante. Información nacional indica que fueron elementos de la Agencia Antinarcóticos de los Estados Unidos quienes advirtieron la presencia de Saúl Montes de Oca El Ciego en la carrera Baja 250 donde fue detenido.

También que los elementos norteamericanos proporcionaron informes que llevaron a la captura en La Paz , Baja California Sur, de Gustavo Rivera Martínez El P1.

En ambos casos, los agentes norteamericanos mantuvieron una eficaz coordinación con la Policía Federal y con el Ejército Mexicano.

También es un hecho que las investigaciones criminales tanto en la Unión Americana como en México, han contado con la participación de testigos protegidos, quienes conocen las formas, estrategias, localizaciones y personalidad de los narcotraficantes, para delatarlos.

El operativo para capturar a Teodoro García Simental no fue la excepción.

A finales de 2008, las autoridades mexicanas habían ubicado al capo entre Mexicali y Ensenada. Detenidos en los últimos meses señalaron que El Tres estaba menos tiempo en Tijuana y utilizaba Mexicali para llegar hasta Ensenada.

Desde aquel tiempo, el Ejército Mexicano y la Federal idearon estrategias y operativos para detenerlo. Hasta que el jueves 22 de enero se les presentó la oportunidad.

Tanto el Comandante de la II Zona Militar, como el de la Policía Federal fueron alertados, unos dicen que por la DEA , otros que por una llamada anónima, de la presencia de vehículos, armas, hombres y mujeres en el centro turístico Baja Season's .

En minutos, los titulares del área operativa idearon un plan para aprehender al capo y sus acompañantes. Pero en las oficinas generales de la Policía Federal la información prácticamente fue pública. Así llegó hasta los oídos de los Policías Federales de Caminos al servicio del crimen organizado.

El operativo militar-federal para detener a García Simental, se filtró hasta el centro de la fiesta que celebraba El Teo.

Por eso la tarde del 22 de enero cuando miembros del Ejército Mexicano y Policías Federales acudieron a detener a García Simental, López Uriarte y Parra Ramos, éstos ya no se encontraban.

En su lugar, encontraron a Santiago Meza López, El Pozolero, con evidentes signos de intoxicación por alcohol y drogas. También a Héctor Valenzuela Lobo y a Fernando López Alarcón, de cuyas declaraciones, más los resultados de las primeras investigaciones, se reconstruyó la huida del narcotraficante y su equipo.

Pero esa no es la única versión.

Federales sacaron al Teo

Investigadores locales concluyen: Agentes de la Policía Federal de Caminos avisaron y facilitaron el escape de Teodoro García Simental la tarde del jueves 22 de febrero del campo Baja Seasson's en la delegación La Misión del municipio de Ensenada.

Testigos relataron cómo abiertamente los agentes sacaron del centro turístico al Teo y a otros 40 hombres en por lo menos 10 vehículos que huyeron rumbo a Rosarito.

La fiesta en la que departían los integrantes del CAF llamó la atención de visitantes y extraños. Los comandos que circulaban por la zona eran demasiado vistosos y generaron denuncias y reportes a la autoridad municipal por vía telefónica.

Incluso, ciudadanos asustados con el movimiento de vehículos ostentosos y hombres armados, detuvieron una patrulla municipal y pidieron que revisara a un grupo que fue ubicado en las cercanías del hotel. Ahora sí que a los uniformados no les quedó de otra.

Temerosos los municipales dieron parte: Procederían a una inspección de rutina. Pero no pudieron. Los delincuentes les cerraron el paso. Los rodearon. Les dijeron que no se buscaran problemas, que estaban en jurisdicción de Rosarito y que estaba El Teo.

Los municipales regresaron a la delegación a esperar con sus jefes y compañeros las instrucciones del Ejército que comanda el Grupo Coordinación. No hubo más movimientos en la municipal.

La Policía Federal de Caminos había recibido la instrucción de atender la denuncia. Acudieron y reportaron sin novedad. A los mafiosos los alertaron y los dejaron ir.

Minutos después, cuando arribó el Ejército y la Policía Federal , los de Caminos justificaron: No habían entrado porque los ocupantes de la casas de veraneo los superaban en número y armas.

Ya era tarde. Diez minutos antes, El Teo y sus colaboradores se habían ido. Apoyados por los Federales de Caminos. Incluso en algunas de las declaraciones tomadas a testigos, éstos detallan haber visto un comando de unos diez vehículos huir por la playa, luego que los de Caminos los alertaron y apoyaron en la escapada.

Federales golpeados

El viernes 23 de enero, al día siguiente que la Federal de Caminos se viera involucrada en la fuga de La Misión , comerciantes del bulevar Popotla en Rosarito atestiguaron cómo un grupo de hombres golpeó a dos agentes de esa corporación, frente a las oficinas de la Policía Ministerial de Rosarito.

Funcionarios de la Ministerial acudieron al auxilio de los federales, pero cuando fueron detectados por los golpeadores, éstos huyeron dejando casi irreconocibles a los maltrechos de Caminos.

Aparte de golpearlos, los delincuentes les robaron a los Federales de Caminos las armas de cargo y las llaves de sus unidades. A pesar de ello, cuando los ministeriales ofrecieron auxilio así como levantar un acta sobre lo ocurrido, los federales se negaron a recibir apoyo. Dijeron que ya se habían comunicado a su central y que pasarían a recogerlos.

Testigos de los hechos explicaron que dos camionetas seguían la patrulla de los Federales, que uno de los vehículos les cerró el paso y otro fue ubicado a un lado, desde donde sus ocupantes obligaron a los de Caminos a descender de la unidad.

Los bajaron por la fuerza, a golpes los tiraron al suelo donde los patearon hasta dejarlos bañados en sangre. Unos minutos después otros federales pasaron a recogerlos y más tarde una grúa llegó a remolcar la patrulla.

Extrañamente al día siguiente, no había registro oficial, ni del ataque, ni del robo de las armas o de las llaves del auto oficial.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 

© 2009NARCOTRAFICO | by TNB