domingo, noviembre 29, 2009

MARCO ANTONIO GARCIA SIMENTAL


MARCO ANTONIO GARCIA SIMENTAL

“EL CRIS” O "EL 8-9"

Se inició en la década de los 90 como ayudante de Ismael Higuera Guerrero, El Mayel (extraditado en enero de 2007 a Estados Unidos), lugarteniente de los Arellano y uno de los "pasadores" de droga más eficaces que ha tenido la organización.

Desde sus inicios, El Cris se caracterizó por su extremada violencia. Tras la captura de El Mayel, en mayo de 2000, se integró de lleno a la banda encabezada por Efraín Pérez Pazuengo, El Efra, quien fue sicario de Higuera Guerrero.

Gracias a su habilidad para los secuestros, levantones y ejecuciones, El Cris obtuvo la venia de los jefes del cártel de Tijuana para crear su propia célula y hacerse cargo de la zona Este de Tijuana, que comprende las colonias Cerro Colorado, El Florido y Mariano Matamoros, entre otras.

Luego de la captura de Benjamín Arellano Félix, en febrero de 2002 en la ciudad de Puebla, Francisco Javier Arellano, El Tigrillo, asumió la jefatura del cártel y designó a Manuel Arturo Villarreal Heredia como su jefe de sicarios. Ambos serían capturados en febrero de 2007 por la Guardia Costera de Estados Unidos a bordo del yate Dock Holliday. (Proceso 1582)

El llamado “Nalgón” tuvo a su cargo el nombramiento de células y dividió por zonas la ciudad de Tijuana. Gracias a sus buenos oficios, El Cris obtuvo como premio un área para sus actividades criminales.

En 2004, El Cris integró su banda con sus hermanos Teodoro García Simental, a quien también se le conoce como Eduardo o Diego García Simental. Al grupo se sumó Juan Manuel, el hermano menor, apodado El Chiquilín.

Pero El Cris pronto caería en desgracia. El 22 de junio de 2004 un grupo especial de la SIEDO lo ubicó a él y a sus escoltas cerca del Boulevard Cucapah, en la zona Este, y se desató una balacera y una persecución.

El Cris alcanzó a llegar a su casa, en la colonia Loma Dorada, en donde se pertrechó por varias horas y abrió fuego con una ametralladora calibre .50 en contra de los agentes federales, antes de intentar huir en una camioneta blindada.

La superioridad numérica de los policías federales, auxiliados por policías de otras corporaciones, se impuso frente a la extrema violencia del narcotraficante. Un escolta cayó muerto, otro resultó herido y El Cris –también apodado El 89 – fue aprehendido. Así se comenzó a escribir la historia sanguinaria de Teodoro García Simental, El Teo.

En un narco-corrido, en el que se exaltan las hazañas de El Cris, se cuenta que, al enterarse de la detención de su hermano, El Teo pretendió rescatarlo junto con su grupo de sicarios, pero al ver de lejos que era imposible prefirió la retirada.

PORESTO.NET


EXPLOSION NORTEÑA- EL 8-9



LOS TUCANES DE TIJUANA-LA CAPTURA DEL CRIS

PART 1

PARTE 2

DORISMAR

DORA NOEMÍ KERCHEN

Nació en Buenos Aires, Argentina el 15 de marzo de 1975. Mejor conocida como Dorismar, es una modelo, actriz, presentadora de televisión y cantante argentina. Participó como conductora del programa de televisión estadounidense, Caliente de 2000 al 2006.

Trabajó primero en Argentina y en 2000 se trasladó a Miami. En ese año empezó a trabajar en el programa El gordo y la flaca de la cadena Univisión.

En el 2002 el fotográfo y cineasta Frank Kleriga le realizó su primer calendario en Los Ángeles, California, con la dirección de arte de Yullisa Rivera y el fotógrafo de Penthouse Alec Middleton. Entre las fotos posó desnuda junto a uno de los caballos del cantante Ezequiel Peña en su rancho de Rialto, California.

En marzo de 2003 apareció en la portada de la edición estadounidense de Playboy, como integrante de Las más bellas mujeres de la TV Latina.

Para el 2004 participó en el reality show Protagonistas de la fama VIP.

Durante el 2005 formó parte de una campaña para detener la depredación de huevos de tortuga en el estado de Guerrero, México. Entre otras acciones de la campaña fue imprimir pósters y mantas donde aparecía la imagen de Dorismar, pero un grupo de mujeres protestó por la difusión de carteles donde la calificaron de "encuerada". El gobierno mexicano, para evitar conflictos, decidió optar por la censura e impidió se colocaran los carteles de la modelo.

El 5 de enero de 2006, Dorismar fue deportada de Estados Unidos, porque entró a ese país a través del programa Waiver, con el que no necesitó visa para ingresar, pero no podía permanecer por más de tres meses.

En 2007 trabajó en el programa La parodia de Televisa y junio de 2007, volvió a desnudarse ahora en la edición mexicana de Playboy.

Recientemente comenzó su carrera como cantante en México, grabando su primer CD en Los Ángeles. Desde 2007 trabaja en el programa Desmadruga2 y tiene su sección tu fantasía con Dorismar. En 2009 salió en la revista H mes de Febrero y en 2009 vuelve a salir desnuda en H Extremo mes de Junio




JORGE ARMANDO BRICEÑO LÓPEZ

JORGE ARMANDO BRICEÑO LÓPEZ

“EL CHOLO” O “5-5”

Lider de una de las celulas del CAF. Es cuñado de los Arellano felix y fue reclutado por ellos. Se dedica al contrabando y secuestro. En algún momento se le considero el sucesor natural del CAF debido a su familiaridad con la familia Arellano Félix y la aprehension de sus principales lideres.

Sobre el cholo existen varias ordenes de aprehensión en su contra, un personaje joven, atrabancado y buscapleitos. Su edad oscila en los 35 años.

Se desconoce su paradero, se dice que esta enfermo, muerto o que es testigo protegido.


LOS TUCANES DE TIJUANA-EL CHOLO



EXPLOSION NORTEÑA-EL CHOLO



EXPLOSION NORTEÑA-EL 5-5


LA HISTORIA DEL CHOLO

Quienes conocieron a Jorge Armando Briceño López "El Cholo" cuentan su historia. La de un hombre que ha sido considerado un líder de la mafia en Tijuana y cuyo destino aún es una incógnita. Ni las propias autoridades de México y Estados Unidos pueden confirmar si está vivo o muerto.

Este es el relato de sus orígenes, las versiones sobre su muerte, de quienes dicen que está vivo, de quienes llegaron a amarlo y luego odiarlo. Esta la historia de una infame trayectoria en el mundo de las drogas y el secuestro.

El Cholo... ¿vivo o muerto?

Una voz femenina a través del auricular advertió: "El Cholo no está muerto como dicen". La mujer del otro lado de la línea telefónica aseguró haberlo conocido desde niño y que las versiones sobre su muerte son equívocas. "Él es de ahí del área de La Barrigona, de Pichilingue, en Mazatlán... y está vivo", insistió.

Se refería a Jorge Armando Briceño López, un joven de entre 33 y 36 años de edad apodado "El Cholo", a quien las autoridades tanto de México como de Estados Unidos han señalado como un peligroso narcotraficante y secuestrados, y quien a partir de 2004 empezó a figurar como uno de los líderes de la mafia en Tijuana.

Las versiones sobre su destino han sido varias desde su aparente desaparición de la escena criminal en esta frontera: Que lo mató el Ejército en una balacera en Playas de Tijuana. Que murió de cáncer. De sida, dijeron algunos de sus enemigos. Que falleció en un hospital en California. Padecía de una enfermedad crónica desde niño, refieren otros. Algunos no creen en su muerte y comentan que pudiera ser testigo protegido de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA).

Pero hay quienes aseguran que está vivo.

A través de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, La Ch solicitó tanto a la Procuraduría General de la República (PGR) la información oficial referente a la supuesta muerte de Briceño López.

La Dirección General de Asuntos Jurídicos de la PGR argumentó que debido a que se encuentra en trámite una averiguación previa en contra de la persona referida, la información solicitada es de carácter reservada.

"Motivo por el cual no es posible hacerla del conocimiento del mismo, ni revelarla bajo ninguna circunstancia a algún particular que, en su caso, la llegara a solicitar, por lo que la información podrá permanecer con tal carácter (de reservada) hasta por un período de doce años... En consecuencia, no resulta posible obsequiar la petición planteada, toda vez que existe impedimento legal para proporcionar datos relativos a las averiguaciones previas", refiere el documento oficial de respuesta firmado por el director de asuntos jurídicos, Juan Manuel Álvarez González.

Por su parte, Barbara Wetherell, portavoz de la DEA en Washington, indicó que de acuerdo a la información que sus investigadores han analizado, "El Cholo" está muerto.

"Aquí en la DEA nosotros creemos que él está muerto en base a información de múltiples fuentes, a pesar de que su cadáver nunca ha sido encontrado", dijo la funcionaria estadounidense.

Respecto a las fuentes en las que se basa su hipótesis, Wetherell dijo que no podía hablar al respecto, pero que tampoco podía confirmar la muerte de Briceño López.

Su gente operando

A mediados de febrero en una casa de Playas de Tijuana se celebraba una fiesta. Conjunto norteño para amenizar. El anfitrión hablaba en secreto con uno de los invitados, pero se alcanzó a escuchar: "Ahí afuera está el loco, dice que nada más quiere escuchar su corrido y se va", dijo el invitado. "Orale pues, pero que no haga pedos", propuso el de la fiesta.

Entonces empezó esa que dice: "Cinco y cinco suman diez, 10-10 está la plebada, esperando nueva orden, para atacar de volada, pa' dejar varios tendidos, y luego la retirada, El Cholo sigue ordenando, también su gente operando...".

Es el narcocorrido que interpreta el conjunto musical Explosión Norteña y que hace referencia a "El Cholo", quien fue enlistado por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en el número 55 de una lista de 76 supuestos miembros de crimen organizado en Tijuana.

En un nuevo cartel divulgado por las autoridades estadounidenses Briceño López ya no aparece y sólo se identifican Fernando Sánchez Arellano "El Ingeniero" y a Eduardo Teodoro García Simental "El Teo", como dos de los diez principales cabecillas de la mafia.

A principios de marzo un comando, al parecer policías de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), llegó a una casa de la colonia Guerrero para detener a presuntos distribuidores de droga. En el operativo lograron hacer sólo un arresto, pero muchos más se escaparon, entre ellos un tipo al que apoda "El Negro". El detenido fue llevado a la base de la colonia 70-76 acusado de ser miembro de la mafia y con la amenaza de que sería llevado a la PGR en la Ciudad de México. Más tarde lo dejaron libre. "El Negro" se había comunicado con sus superiores y supuestamente "El Cholo" fue quien dio la orden a los federales.

¿Dónde está El Cholo?

Dos metros bajo tierra. Disuelto en ácido. En una fosa común. Son algunas de las versiones que se rumoran sobre el paradero de Jorge Armando Briceño López "El Cholo". Su repentina desaparición de la escena criminalística en la frontera ha generado muchas especulaciones y la principal es la de su muerte.

Sin embargo hay quienes dicen que no está muerto, pero que tampoco anda de parranda, sino que está recuperándose, tanto de salud como económicamente. ¿Dónde? En Los Ángeles, California, donde desde muy chiquillo vivió.

"Yo lo vi hace un año en Cabo San Lucas, pero desde entonces le perdí la huella, hace poco me enteré de que está en Los Ángeles", comentó un informante.

Informes obtenidos por La Ch indican que desde los 4 años de edad Briceño López residió en el área de Long Beach, unos 50 kilómetros al sur del centro de Los Ángeles, a donde su padres emigraron. Ahí estudió, pero el ambiente de las pandillas lo envolvió. De ahí le surgió el apodo de "El Cholito" que más tarde se derivó a "El Cholo".

De niño Briceño López padeció de lupus, según contó un allegado a la familia, quienes están dispersos en Monterrey y el Distrito Federal.

El lupus es una enfermedad reumática y crónica que afecta articulaciones, músculos y casi todos los órganos, la cual provoca cansancio fácil, pérdida de peso inexplicable, fiebre prolongada, dolor e inflamación en las articulaciones (artritis) de manos, muñecas, codos, rodillas y pies, además de dañar la piel.

En la adolescencia la enfermedad ya la tenía controlada, sin embargo uno de sus riñones se vio afectado. Más que por vanidad, "El Cholo" tenía que estár inyectándose sustancias para la regeneración de células en la piel.

Su relación con el cártel de Tijuana se da cuando Francisco Javier Arellano Félix "El Tigrillo" conoce a Blanca Esthela, hermana de "El Cholo".

Necesitado de personal joven y valiente para hacer "jales" en la frontera, uno de los hermanos mayores de los Arellano Félix lo reclutó a principios de los 90. Escalón por escalón "El Cholo" fue subiendo de jerarquía hasta que en 2004 se convirtió ya uno de los jefes de la mafia en Tijuana, según la versión del informante.

Originario de la región conocida como La Barrigona, en el municipio de Mazatlán, Sinaloa, actualmente "El Cholo" tendría entre 33 y 36 años de edad.

Una mujer que dijo haber sido una de las tantas amantes de "El Cholo" desmintió la versión de que falleció de sida.

"Entonces yo también tendría sida, pero no, yo estuve mucho tiempo con él, la última vez fue el año pasado, estuvimos en un paseo de yate hacia la Isla del Espíritu Santo (en Baja California Sur), fuimos con otra pareja, la mujer era una colombiana", comentó.

En una ocasión esta mujer acudió a una casa que "El Cholo" tiene o tenía en Tijuana. "Me llevaron con los ojos vendados", dijo. "Su habitación era de pésimo gusto, en el centro estaba la cama, tenía pantalla de plasma, toda alfombrada, pero muy naquito como estaba arreglado, y en una pared tenía todo lleno de armas, de todo tipo de armas, hasta granadas tenía".

La versión de que "El Cholo" está vivo y residiendo en el extranjero fue alimentada por otro informante que se jacta de conocer el mundo de los mafiosos.

"Yo no sé donde está, pero el bato está vivito y coleando, el bato está retirado de aquí", comentó.

Su repentina desaparición, según contó esta otra fuente, se debió luego de un altercado que "El Cholo" tuvo con Rubén Ríos Estrada "El Pit" en una fiesta en Rosarito.

"Estaban discutiendo no sé por qué pedos, pero cuando "El Cholo" ya se iba se volteó para decirle (a "El Pit") que era una lacra y fue cuando "El Pit" le soltó el cuetazo".

Al parecer el balazo le afectó el único riñón sano que el lupus había dejado y luego de que se recuperó tuvo que estar (o todavía está) en tratamiento de diálisis.

De acuerdo con los que dicen que "El Cholo" está vivo, su recuperación física está avanzando, no así sus finanzas, ya que los cruces de droga, llamados "visas" (grandes cargamentos), se han visto afectados tanto por la guerra entre los diferentes grupos como por las medidas de seguridad en la frontera.

Es entonces cuando el secuestro se convirtió en la principal fuente de ingresos para los narcos.

Coqueteo, seducción y secuestro

Altos directivos, destacados profesionistas y hasta comerciantes de nivel medio en la ciudad cayeron en el juego de la seducción que los llevó a ser secuestrados.

El utilizar a hermosas mujeres como carnada para atrapar a sus víctimas, era uno de los modos de operación que Jorge Armando Briceño López "El Cholo" aprovechó para ser exitoso en el repugnante negocio del secuestro.

La historia la cuenta Karem, nombre "artístico" de quien llegó a ser parte de esa operación de coqueteo y conspiración.

"El Cholo reclutaba a muchachas bonitas, les compraba bolsas Louis Vuitton, ropa acá de marca, Burberry, zapatos Manolo, las arreglaban en una estética de La Cacho y las llevaban a bares de caché para enganchar a ciertos clientes", relató esta atractiva mujer que reconoció haber trabajado en esa red.

Y es que el secuestro se convirtió en la principal fuente de ingresos para los narcotraficantes de esta frontera cuando los diferentes grupos entraron en guerra por el control de la plaza.

"Se nos estaba pudriendo la mota (en Mazatlán) porque no podíamos traerla, todos se estaban agarrando a madrazos y no sabíamos con quien arreglarnos, porque no puedes meterte así nomás, hay que pagar derecho de piso", comentó un joven metido en las turbias transacciones de la yerba mala.

Con una plaza más caliente que nunca, ejecuciones en promedio de sies al día durante el segundo semestre de 2008, sin droga para abastecer el mercado y sin contactos confiables para cruzarla, las ganancias del narcotráfico se vieron a la baja y los hampones recurrieron al llamado "levantón" para cobrar las deudas pendientes y al secuestro de empresarios locales para pagar el lujurioso y extravagante estilo de vida al que se habían acostumbrado.

"Ahorita hay una tregua entre 'los ocho señores', que son los que controlan, distribuyen y cobran el derecho de piso", comentó este informante de la mafia. "Los muertos que han estado encontrando son por rencillas personales, gente que no paga o quiere chapulinear".

Pero lo del secuestro sigue. En las últimas dos semanas, confió un representante del Colegio de Médicos de Tijuana, se han enterado del secuestro de al menos seis personas.

Sin embargo, el estilo que implementó "El Cholo" para secuestrar pareció muy original.

"Las morras los enganchaban en los bares o en las discos, y como estaban preciosas, se veían elegantes, de clase, pues el tipo nunca iba a sospechar", platicó Karem.

La mujer carnada recibía órdenes precisas de cómo actuar y una vez que tuviera a su blanco envuelto en las redes de la pasión, lo demás era pan comido. Había registrar movimientos, datos personales y de la familia, horarios de trabajo, lugares a visitar, etc. Un plan estratégico para el secuestro.

"Ese Cholo hizo mucha lana con el secuestro", dijo con un mirada en el recuerdo. "Pero la neta, para mi ese güey es una lacra, porque una cosa es traficar con droga y otra el secuestro... yo sí estoy arrepentida, creo que soy de las pocas que se lograron salir".

Karem contó que muchas de las mujeres que fueron reclutadas para ese negocio fueron asesinadas.

"¿Te acuerdas que hubo una rachita que estuvieron apareciendo mujeres muertas?... Luego le dio por cobrar plaza a las prostis de La Cawila y a algunas las ponía a cruzar droga", comentó de manera resentida.

- Y tu que crees, ¿está vivo o muerto?

"La verdad yo no sé, pero ojalá y sí esté muerto".

FUENTE: LA-CH.COM

J. JOSE BLANCORNELAS

Originario de San Luis Potosí, donde nació el 13 de noviembre de 1936, se avecindó en Baja California en 1968, trabajó como reportero y directivo en periódicos, entre ellos El Imparcial de Hermosillo, La Voz de la Frontera, Noticias y El Mexicano. Escribió también los libros El cártel, Pasaste a mi lado y Crónica de una infamia.

En 1977 fundó el periódico ABC y en 1980 creó el semanario Zeta, junto con Héctor Félix, El Gato.

Durante su carrera recibió numerosos reconocimientos tanto en México como en el extranjero, así como el Premio Nacional de Periodismo por su valentía y su trayectoria periodística.

El comunicador se distinguió por sus combativas crónicas e investigaciones periodísticas sobre el narcotráfico y según sus propias palabras, todavía pensaba entrevistarse con Enedina Arellano Félix, a quien suponía nueva "líder" del cártel, para preguntarle por qué trataban de matarlo sus hermanos.

En septiembre de 2002 Blancornelas declaró a Efe "a mí no me van a matar los narcotraficantes, yo voy a morir cuando quiera", y lo ha hecho cuatro días antes del noveno aniversario del atentado que sufrió.

En febrero de este año nombró como directores del Semanario a los periodistas César René Blanco Villalón (su hijo) y Adela Navarro.

Profundo conocedor del cártel de Tijuana y de las relaciones entre los cárteles mexicanos, Blancornelas nunca dejó de escribir solo o con otros periodistas sobre el tráfico de drogas en México.

Entre sus libros destacan "El cártel" (2002), "Horas Extra" (2003) y "En estado de alerta" (2005), todos ellos de la editorial Plaza & Janés, del grupo Random House-Mondadori.

Fundador del prestigioso semanario "Zeta" en 1980 en los últimos años tuvo que suspender algunas presentaciones de sus libros para evitar correr riesgos y se vio obligado por la misma razón a conceder ruedas de prensa por videoconferencias

SU MUERTE

El periodista potosino, J. Jesús Blancornelas, falleció en el Hospital del Prado de Tijuana, donde recibía tratamiento por una dolencia crónica que lo afectó durante los últimos meses.

Mediante un comunicado, la oficina del semanario Zeta, publicación de la que fue fundador, informó que el periodista falleció a las 3:30 horas. Indicó que a J. Jesús Blancornelas le sobreviven su esposa, Genoveva Villalón de Blanco, y sus hijos Jesús Blanco, Ramón Tomás y César René Blanco Villalón.

Agregó que al frente del semanario Zeta de Baja California, desde febrero de 2006, se encuentran en la dirección general los periodistas César René Blanco Villalón y Adela Navarro Bello.

Blancornelas, que murió por una larga enfermedad, estuvo amenazado de muerte por narcotraficantes desde el 27 de noviembre de 1997, cuando fue víctima de un atentado organizado por narcotraficantes en el que murió su guardaespaldas, Luis Valero.

FUENTE: Lasnoticiasmexico.com


MAS DE JESUS BLANCORNELAS


LOS TUCANES DE TIJUANA-JESUS BLANCORNELAS

BLANCORNELAS: UNA VIDA DE ENCIERRO

Víctima del cáncer que lo aquejaba desde hace años, Jesús Blancornelas, quien murió hoy en un hospital de Tijuana, concedió, el 22 de octubre pasado, una entrevista a Proceso. Este es el texto:

Jesús Blancornelas, el editor del semanario Zeta, sortea la vida en medio del encierro a que lo obligaron sus males físicos y que lo orillaron, también, a dejar la dirección de ese proyecto editorial que fundó en abril de 1980. Ahora se dedica a leer y escuchar noticiarios sin prisa, no deja de hacer anotaciones y se encuentra trabajando en dos investigaciones que espera terminar en 2007.

A sus 70 años de edad --51 de ellos dedicados al periodismo--, este investigador sobre temas de narcotráfico decidió retirarse de la dirección de Zeta abatido por el cansancio, por una enfermedad que lo aqueja desde hace varios años y por los golpes emocionales que le asestaron los asesinatos de sus principales colaboradores --Héctor El Gato Félix Miranda y José Francisco Ortiz Franco, el 20 de abril de 1988 y el 22 de junio de 2004,

respectivamente--, que aún siguen impunes.

En septiembre de 2005, todavía lastimado por el crimen de Ortiz Franco --perpetrado por presuntos miembros del cártel de Tijuana--, sus médicos le prohibieron a Blancornelas escribir y le recomendaron evitar tensiones mayores. “Es mejor que se retire”, le sugirieron luego de un chequeo.

“Al principio me resistía a separarme de Zeta”, cuenta el propio periodista --había ejercido allí su oficio con pasión durante más de dos décadas--. Pero se resignó. Y, consciente de que sus 70 años “ya son muchos”, decidió poner el semanario en las manos de dos colaboradores suyos: Adela Navarro y René Blanco, quienes en unos cuantos meses --dice-- lo han sorprendido: no sólo han aumentado la circulación, sino que han incorporado más secciones. Pero lo mejor, enfatiza, es que “la línea editorial de Zeta no ha cambiado”.

Ahora, desde su retiro, Blancornelas hace un repaso de su dedicación al periodismo y de la última empresa que dirigió. Reconoce que la falta de estructura en el semanario, así como su renuencia a tener secretaria y otros apoyos, tuvieron un alto costo humano. Y es que él resolvía todos los problemas de la empresa: la nómina, los accidentes de los reporteros y la falta de gasolina en los vehículos, además de escribir y quedarse cada semana a cuidar la edición hasta el cierre…

Cuenta: “A veces estaba escribiendo y dejaba el texto por atender una emergencia de algún reportero. Pero llegó el momento en que me harté y dije: se acabó. Para entonces físicamente yo ya estaba muy mal. Y es que yo quería hacer todo, no supe delegar. Siempre fui así y todo esto repercutió en mi salud. Debo ser consciente de mi edad y de mi realidad”.

--El retiro de la dirección de Zeta, ¿es un retiro del periodismo? --se pregunta a Blancornelas.

--No. Dejé el periódico, no el periodismo. Me estoy dando un descanso porque estaba muy agotado. El ajetreo me estaba volviendo muy neurasténico y los médicos me recomendaron que no escribiera. Entonces me calmé. Ahorita no estoy escribiendo nada. Sólo hago apuntes. Creo que volveré a escribir a principios del año entrante. No es que le esté yo haciendo al mártir, pero sí me pesaron mucho las muertes de mis compañeros. Repercutieron mucho en mi familia el ataque que sufrí, los crímenes de mis amigos y las tensiones, porque todavía me siguen vigilando. Lo peor es que no tengo libertad para decir: quiero ir a un restaurante, quiero ir a esta parte. No puedo.

Tras el atentado que sufrió en noviembre de 1997, perpetrado por sicarios del cártel de Tijuana, Jesús Blancornelas vive cercado por una decena de militares que lo protegen. Se mueve en un carro blindado y, prácticamente, vive encerrado. Desde entonces hasta septiembre de 2005 --cuando se produjo su retiro--, su libertad se reducía a las paredes de su casa y al encierro en el periódico, adonde llegaba a las 11 de la mañana para retirarse por la noche.

En ese lapso dejó de acudir a lugares públicos, y desaparecieron las charlas en el café con los amigos y las idas al cine. La vida lo privó de la libertad hasta de acudir a un parque a caminar y a respirar aire puro. Nada de eso puede hacer hasta la fecha. Sólo una vez al año acude a la iglesia --y lo hace escoltado--, y el resto del tiempo se la pasa en su casa, donde lee periódicos, ve películas, toma notas y descansa.

La vida diaria

--¿Cómo vive Jesús Blancornelas, el ser humano, no el periodista?

--Me la paso en casa. No salgo a nada. Para venir a la entrevista tuve que avisarle a mi escolta desde el día anterior. Ya llevo varios años así. Todo esto ha aumentado mi ansiedad, ha alterado mi situación y mi estado de ánimo.

--Lleva siete años en este encierro casi monacal. ¿Su vida ganó o perdió sentido? ¿Cuál es su experiencia en estos años de encierro y de lucha interior?

--Por un lado ganó. Sé que todavía hay contratos vigentes (por parte del cártel de Tijuana) para asesinarme. Algunos informantes de las fuerzas de seguridad han descubierto que hay un ofrecimiento de 250 mil dólares por asesinarme. Por eso mi escolta es indispensable. Ellos deciden a qué hora salgo y por cuáles rutas. Si voy al doctor, se meten hasta el consultorio. Por ese lado tengo tranquilidad. La familia también, pero por otro lado esta vida a veces está llena de desesperación porque no puedo salir. Me ha costado muchísimo trabajo. Ahora tengo dos problemas: para salir tengo que obtener el permiso de los doctores y del Ejército. Ya es mucho. Tengo 70 años y ya es bastante.

Pese a su visible debilidad física, Blancornelas no puede vencer la inclinación de sus crispados nervios, que lo incitan a leer periódicos y otros impresos, así como a escuchar y ver noticias. Todo el día se mantiene informado, hasta que el cansancio lo vence.

Así es un día en su vida cotidiana:

“Me levanto temprano, desayuno, tomo mis vitaminas y leo los periódicos. Más tarde, le vuelvo a dar otra pasada a los diarios locales y leo algún libro. Me gustan mucho la revista dominical del diario español El País y Proceso. Son las únicas que leo. Por las tardes, escucho a Pepe Cárdenas y en la noche veo los noticiarios. Como no salgo, mi esposa me trae películas y a veces las veo en lugar de oír los noticiarios. Duermo un rato y me levanto a leer, otra vez a escuchar noticias, o bien salgo al doctor si tengo cita. Así es todos los días.”

--¿Y el café y los amigos? ¿Cómo vence la necesidad humana de ir a un restaurante y disfrutar del contacto con la gente?

Blancornelas se hunde en un silencio y sus pupilas se humedecen. Fija la mirada, y suelta:

--No hay tal. Para eso tengo que hacer un movimiento muy grande. Para mí todo es muy dificultoso porque la gente se queda sorprendida. Y es lógico. Para ir a un restaurante mi escolta tiene que revisar el lugar. Si me siento en una mesa con mi señora, a un lado tiene que estar mi escolta, y no es nada agradable para las personas estar cerca de gente armada. Por eso no salgo a diversiones ni a fiestas. El problema surge cuando la gente conocida te empieza a señalar, y no, no… No quiero causar problemas ni molestias. La gente del café no va a querer estar cerca de mí. Y tienen razón. Es muy incómodo todo esto.

La jefa del cártel

A pesar de su enfermedad y agotamiento físico, Jesús Blancornelas aún tiene mucho qué decir sobre el tema que más le apasiona: el narcotráfico. En enero próximo, empezará a escribir el primero de dos libros que tiene proyectados y que versarán --explica-- sobre la familia Arellano Félix y el capo Joaquín Guzmán Loera, El Chapo.

Para ahondar en la vida de los dirigentes del cártel de Tijuana, Blancornelas confiesa que busca acercarse a los Arellano Félix, en particular al personaje que más le atrae: Enedina Arellano, de quien afirma: “Ella es la jefa del cártel. Es la única mujer que encabeza la organización criminal. No hay otra”.

Dice que ya inició las gestiones para entrevistarse con Enedina y con Eduardo Arellano, pues además del interés periodístico que le despiertan ambos, también pretende aclarar si fueron ellos quienes ordenaron su ejecución en noviembre de 1997.

--La relación entre los Arellano Félix y usted no es nada sana. ¿Qué lo motiva a acercarse al seno del cártel de Tijuana?

--Quiero hablar con Enedina Arellano para preguntarle si todavía están pensando en matarme. Creo que llegó el tiempo de hablar. Los hombres más rijosos del cártel ya no están. Quiero hablar con ellos para hacer esta aclaración y también por un interés periodístico.

Blancornelas cuenta que, meses después del atentado que sufrió, investigó quién había ordenado su asesinato. Corroboró, con diversas fuentes, que había sido Ramón Arellano, molesto por la publicación de una carta en el semanario Zeta, en la que la madre de unos cómplices del capo lo acusaba de haberlos asesinado.

El periodista recuerda que la señora, afligida, llegó Zeta con una carta manuscrita y se dirigió al departamento de publicidad para preguntar por el precio de la inserción. No tenía dinero para publicarla. Entonces los empleados del periódico hablaron con Blancornelas y le expusieron el asunto.

“Me sorprendí al leer el contenido --recuerda Blancornelas--, por lo que procedí a confirmar la identidad de la señora y publiqué la carta, en cuyo texto Ramón Arellano era calificado de poco hombre y asesino. Ramón Arellano se encolerizó y ordenó que me ejecutaran. Ahora quiero saber si todavía piensan matarme.”

--¿Enedina Arellano ya sabe que quiere usted hablar con ella?

--No sé si le hayan dado mi recado, pero de ser así ya lo sabe. También le envié el mensaje a “El Chapo” Guzmán, a través de unas personas de Sinaloa.

--¿Por qué Enedina Arellano? ¿Qué le atrae de ésta mujer tan mencionada como relevo en la conducción del cártel de Tijuana?

--Ella es la única mujer al frente de un cártel. Búscale bien y es la única.

--¿Ya recibió usted alguna señal, alguna respuesta de la señora Enedina?

--Todavía no. Pero estoy consciente de que me dirán que no porque adondequiera que yo vaya tienen que ir conmigo los escoltas. No me pueden dejar. Estoy seguro de que ellos saben cuáles son las condiciones en que vivo. Comprendo esta situación, pero se le hace la lucha…

--Si en este momento tuviera enfrente a Enedina Arellano, ¿qué le diría usted?

--Le preguntaría si todavía piensan matarme. Con ella se puede hablar mejor que con Benjamín o que con Ramón cuando vivía. A ella y a Eduardo las siento personas mucho más calmadas, son más conscientes de lo que están haciendo. Ellos pueden decir: se acabó, dejamos el negocio, lo hacen saber y ya.

--¿Usted cree que hablar con Enedina es suficiente para cambiar esta vida llena de limitaciones?

--Todo depende. Me pongo en el papel de ella, quien puede decir: nosotros no fuimos, o simplemente puede responder que no lo sabe porque en ese momento no estaba. De todos modos, yo le voy a hacer la lucha…

--¿”El Chapo” Guzmán ya respondió a su petición?

--Aún no. Pero ya debe saber que lo ando buscando.

FUENTE: PROCESO.COM.MX

viernes, noviembre 27, 2009

EL BUCHON

LOS DE SONORA

GUSTAVO RIVERA MARTINEZ

GUSTAVO RIVERA MARTINEZ

“EL P1” O “EP1”

Rivera Martínez nació en California en 1961, y utilizaba diferentes sobrenombres, como “Gus” Rivera, “Check”, “Lorenzo”, y “Pancho”. Era uno de los narcotraficantes más buscados por la DEA, la Agencia Federal Antidrogas de Estados Unidos.

El 8 de julio de 2003, Rivera Martínez fue acusado formalmente por la justicia estadounidense, que le imputa los cargos de conspiración para importar y distribuir cocaína y mariguana, entre otros.

En su acusación, las autoridades estadounidenses señalan que Rivera Martínez es uno de los principales operadores del Cártel de los hermanos Arellano Félix.

Según la DEA, el narcotraficante fue una pieza clave en las operaciones del cártel de los Arellano Félix, que desde mediados de los años 80 ha importado y distribuido cientos de toneladas de mariguana y cocaína en territorio estadounidense.

A petición de la DEA, el Departamento de Estado de Estados Unidos ofrecía una recompensa de 2 millones de dólares por la captura de Gustavo Rivera Martínez.

Su último domicilio conocido fue en Tijuana, Baja California, desde donde, según las autoridades estadounidenses, Gustavo Rivera Martínez organizaba las operaciones del Cártel de los Arellano Félix.

De bajo perfil pero conocido por la difusión que le ha dado el Gobierno estadounidense al colocar su imagen en los carteles de los criminales más buscados, Rivera Martínez tenia una presunta carrera profesional que le permitió hacer mancuerna con Enedina, cabeza financiera de la organización familiar.

En contraste con su bajo perfil, de Gustavo Rivera se sabe que es de carácter violento, diestro en el manejo de las armas, conocedor del aparato judicial bajacaliforniano, con amplias redes de enlace y protección con la Procuraduría General de Justicia del Estado, la Policía Municipal y otras corporaciones como la Policía Federal Preventiva, división Federal de Caminos.

FUENTE: ESMAS.COM.MX, ZETATIJUAN.COM


EXPLOSION NOETEÑA-EL P1

CAPTURA DEL P1

Considerado uno de los cabecillas más importantes del Cártel de los hermanos Arellano Félix, además de ser de los más buscados por las autoridades estadounidenses, estaba en Los Cabos, en Baja California Sur, cuando fue sorprendido por las autoridades mexicanas.En conferencia de prensa conjunta, celebrada en la ciudad de México, la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Seguridad Pública y la Procuraduría General de la República, informaron sobre la captura de este hombre, que según informesconfidenciales, seguía teniendo fuerte influencia en la “plaza”, además de ser de los más cercanos al “ingeniero”, el sobrino de los Arellano Félix, que según se dice, es ahora el “jefe” del cártel.

Junto con este hombre, que burló a la justicia de ambos países durante varios años, fueron detenidos otros individuos más, de la misma organización.

EL gobierno federal asestó un nuevo golpe a la delincuencia organizada, al capturar a “uno de los principales operadores del cártel de los hermanos Arellano Félix”.

Dijo que fue por la noche, en Baja California Sur, donde fue detenido quien también se hace llamar como “El licenciado”, el “Gus” o Carlos Herrera. El realizaba operaciones de tráfico de drogas y lavado de dinero”.

“Para destacar su peligrosidad, dijo el Secretario, cabe mencionar que este sujeto es uno de los criminales más buscados por la DEA y el FBI y por quien se ofrecía una recompensa de hasta dos millones de dólares a cambio de información que llevara a su captura.

Junto con éste fueron detenidos: Marcos Assemat Hernández, Antonio Moreno Herrera y Pavel Kulisek, quienes eran los encargados de la logística y protección del “capo”.

Rivera es ciudadano estadounidense y por lo tanto, fue expulsado de inmediato a su país de origen.


EL BUNNY RANCH

El prostíbulo conocido como BunnyRanch Moonlite abrió por primera vez en 1955 como el Moonlight Ranch. Operó de forma ilegal hasta 1970, cuando comenzó la regulación de las casas de prostitución en Nevada. El actual propietario Dennis Hof, un cliente habitual, compró la empresa en 1993 por 1 millón de dólares e invirtió otros 500.000 dólares en la modernización de las instalaciones y la decoración. Como excusa de la legitimación de las trabajadoras del sexo, se han negado a llamar a sus trabajadores “prostitutas”.

Dennis Hof, posteriormente adquirió otro prostíbulo cercano, conocido entonces como Madame Kitty’s Fantasy Ranch situado a 1,6 km de distancia. Para capitalizar mejor la marca “BunnyRanch” Dennis Hof lo rebautizó como BunnyRanch Two en 2004. En Junio del 2008 Hof vuelve a cambiar el nombre a “The Love Ranch”.









LOS DESECHABLES

los sicarios que reclutan los carteles en su mayoría son personas que oscilan ente los 20 y 35 años...

EDGARDO LEYVA ESCANDON

EDGARDO LEYVA ESCANDON

Nacio el 17 de Septiembre de 1969 en Tijuana, Baja California es traficante de drogas y sicario del cartel de Tijuana. La DEA ofrece una recompensa de 2 millones de dolares.

Vinculado al cártel de Tijuana y dueño del barco en el que capturaron a Javier, El Tigrillo, Arellano Félix. El sobrino de Xicoténcatl Leyva Mortera, ex gobernador de Baja California, desapareció de su domicilio de Chula Vista, California, desde la detención en altamar por la Guardia Costera de Estados Unidos de El Tigrillo y su lugarteniente, Manuel Arturo, El Nalgón, Villarreal Heredia, el pasado 14 de agosto. En aquel país, Leyva Escandón enfrentaba en una corte federal, en San Diego, seis cargos relacionados con portación ilegal de armas de fuego. Está identificado como dueño legal del barco Dock Hollyday, en el que capturaron al capo el año pasado. El vocero de la DEA en San Diego, Dan Simmons, comentó que el residente legal Leyva Escandón "tiene una larga relación con los Arellano Félix".

Durante el último gobierno priísta en Baja California, a cargo de Xicoténcatl Leyva Mortera, se abrieron las puertas al narcotráfico en Baja California. En una edición de 1985, ZETA dio cuenta de cómo funcionarios estatales impuestos por el hermano del gobernador, protegían a las mafias. Hoy, en 2007, el sobrino del ex Gobernador es uno de los más buscados por sus ligas con el narco.

Era 1985. Septiembre.

Uno de los primeros reportajes sobre narcotráfico se publicaba en ZETA. Los tiempos, eran del gobierno de Xicoténcatl Leyva Mortera, a la postre titular del “quinquenio infame” en la política bajacaliforniana.

J. Jesús Blancornelas, Codirector de ZETA entonces junto a Héctor “El Gato” Félix, escribió en la edición del 20 de septiembre de 1985, sobre el descubrimiento de un almacén de marihuana en la Colonia Libertad, protegido por miembros de la Procuraduría de Justicia del Estado, a cargo del licenciado Eliseo Aguiñaga.

Cita la nota histórica:

“Su credencial traía el escudo del Gobierno del Estado de Baja California. Y luego la leyenda más grande. ‘Procuraduría de Justicia del Estado de Baja California’, acreditando al licenciado Miguel Ángel Rodríguez Moreno como Agente del Ministerio Público del Fuero Común en la ciudad de Tijuana.

“Mientras Rodríguez Moreno enseñaba su credencial, los otros agentes vieron de reojo cómo en el interior del Gran Marquis había una ametralladora ‘cuerno de chivo’ y además códigos de esos que los policías identificaron ‘estilo huevo’.

“Luego, la plática entre los federales y el agente del Ministerio Público del Fuero Común, se volvió ‘purititos cumplidos’.

“…después de hablar así ya no se necesitaba decir más. Era lógico que el señor agente del Ministerio Público estaba protegiendo aquello (almacén de marihuana) y que los jóvenes con las ametralladoras estaban bajo su cuidado.

“¿Rodríguez Moreno metido en esto?

“Los policías se quedaron sorprendidos.

“Este señor fiscal es nada más y nada menos que hermano del director del Colegio de Bachilleres, y antes de ser Agente del Ministerio Público del Fuero Común, trabajaba en el despacho del licenciado Edgardo Leyva Mortera, hermano del señor Gobernador del Estado.

“Rodríguez Moreno se había significado en los últimos meses por que lo mismo se le veía en un gran marquis blanco último modelo, que en otro negro. Y claro está con el sueldo en el gobierno no le alcanzaba ni para un volkswagen.

”Además vestía tan elegante que se había ganado a pulso el mote de ‘El Pleyboyín’, en tanto que sus conocidos de tiempo atrás todavía le dicen El Mike’.

“Para nadie es un secreto que Rodríguez Moreno era uno de los agentes de absoluta confianza de Edgardo Leyva Mortera en su despacho privado. Tanto o más que el licenciado José Luis García.

“Por eso cuando se inició el gobierno de Xicoténcatl, su hermano Edgardo colocó a José Luis García Figueroa en la Policía Judicial del Estado en Tijuana y a Rodríguez Moreno como Agente del Ministerio Público del Fuero Común.

“…al paso del tiempo a estos dos jóvenes abogados se les bautizó como ‘la pareja infernal’ porque mientras García Figueroa detenía, entraba en acuerdos con Rodríguez Moreno para no consignar o consignar, de forma tal que pronto tuvieron una gran entrada de dinero en sus bolsillos.

“Para quienes se movían en el ámbito de la policía, ya no era un secreto que en lugar de esgrimir leyes, solamente era preciso sacar preferentemente dólares del bolsillo y arreglar con García Figueroa o Rodríguez Moreno, los jóvenes protegidos de Edgardo Leyva Mortera, hermano del Gobernador del Estado.

“El propio ‘Bombi’, inquieto y alocado, apoyado por el poder de su hermano, se encargó también de pregonar entre sus amigos ‘la solución de problemas’ en la judicial o el ministerio público.

“Llegó a tanto la fama de corrupción en la policía judicial del estado, que el gobernador se vio obligado a retirar de ahí a José Luis García Figueroa, pero nuevamente la influencia se hizo valer y en lugar de enviarlo a juicio por los innumerables actos de corrupción, lo colocó en la Penitenciaría del Estado como director.

“En los últimos tiempos, se afirmaba y era secreto a voces, que en el penal había un intenso tráfico de mariguana. Esto podría tener explicación si se toma en cuenta la gran liga de García Figueroa con Rodríguez Moreno, uno y otro salidos del despacho de Edgardo, el hermano del Gobernador”…

El reportaje fue nota de primera plana: “La mafia invade Baja California”, y en interiores, “La mafia compra funcionarios del gobierno del estado”.

21 años después, la historia se repite en el mismo nombre y diferente persona. Edgardo Leyva Escandón, sobrino del ex Gobernador Xicoténcatl Leyva Mortera, entró a la página de los más buscados por el FBI en los Estados Unidos.

Ahora sin la protección de aquellos años, otro Edgardo Leyva es señalado por relaciones con la mafia. Dos millones de dólares se ofrecen a quien proporcione información que termine en la captura del sobrino del ex Gobernador priísta, señalado por las autoridades norteamericanas como:

“Edgardo Leyva-Escandón ha sido un miembro de alto rango de la Organización de los Arellano Félix (AFO, por sus siglas en inglés) aproximadamente desde 1994. Según se informa, ha servido a la AFO como asistente personal de los líderes de la AFO, como un francotirador entrenado, para llevar a cabo asesinatos contra rivales de la AFO, y como uno de los principales proveedores de armas y municiones utilizadas por la AFO para llevar a cabo sus actividades ilegales en fomento de su empresa criminal. Desde la captura de Javier Arellano Félix el 14 de agosto, Leyva Escandón ha desaparecido y es ahora un fugitivo de la justicia”.

Hace 21 años, el Gobierno de Xicoténcatl Leyva, mandó comprar la edición de ZETA de los puestos de periódicos y voceadores, para que la ciudadanía no leyera las acusaciones contra su hermano por proteger a funcionarios que a su vez, proveían protección a la mafia.

Hoy, 2007, con la inclusión del sobrino del mismo nombre que el hermano, Edgardo Leyva, la familia y los ex funcionarios, nada pueden hacer.

La justicia norteamericana le ha puesto precio a la libertad del sobrino del ex Gobernador, y se cierra así un capítulo hasta ahora inconcluso de aquellos años, cuando en el último gobierno priísta en Baja California, se abrieron las puertas al narcotráfico.

FUENTE: LAJORNADA.UNAM.MX, ZETATIJUANA.COM.

MANUEL AGUIRRE GALINDO

MANUEL AGUIRRE GALINDO

“EL CABALLO”

Un personaje mítico dentro de la estructura operativa del cártel, Manuel Aguirre Galindo, “El Caballo”, a quien la PGR ubica en la línea horizontal de mando del CAF, que junto con Jesús “El Chuy” Labra Avilés, detenido en Tijuana en el año 2000, fueron los “padrinos” de los hermanos Arellano Félix en el inicio del negocio.

“El Caballo” estuvo a punto de ser detenido en un operativo que militares montaron durante una fiesta realizada en el complejo turístico Oasis Beach Resort, de la carretera escénica Tijuana-Rosarito, propiedad a nombre de sus familiares pero presuntamente de él.

En enero de 1981, fue detenido junto con ocho personas en una pista clandestina ubicada en el poblado de “El Bajón”, en las cercanías del puerto de San Felipe, Baja California.

Allí descubrieron un avión DC-4 cargado con cinco toneladas de marihuana, procedente de El Baco, Colombia. Según la PGR, en esos años Manuel Aguirre Galindo “El Caballo” era el principal contacto de los colombianos en el Noroeste del país para la distribución de droga. Obtenida su libertad, no se supo más de él, hasta que apareció en la lista de los más buscados por autoridades de los Estados Unidos.

No luce la clásica figura dura. Tampoco trae la barba que por muchos años le caracterizó en las fotografías de los cárteles de los más buscados en México y Estados Unidos. Su pelo ya no se ve tan negro. Más bien se le aprecia canoso. Sus facciones también cambiaron. Ya no tiene la nariz aguileña, está suavizada por evidentes cirugías. La cejijunta se esfumó. Se aprecia entre sus ojos un espacio lampiño. Se depiló. Subió de peso, y ante la ausencia de vello en la cara, se ve más robusto.

Es la imagen que en la Procuraduría General de la República presentan de Manuel Aguirre Galindo “El Caballo”. Harto diferente al que muchos conocen. Su fotografía y nombre es parte de un documento elaborado por la PGR, donde se inscriben los criminales más buscados del país.

Resalta la foto de Manuel Aguirre Galindo “El Caballo”, por lo transformado que está en relación con las fotos que se conocían de él.

RED FINANCIERA DEL CABALLO


FUENTE: ZETATIJUANA.COM, CRONICAVIVA.COM.PE

domingo, noviembre 22, 2009

VICTOR JAVIER SERRANO GALVAN



VICTOR JAVIER SERRANO GALVAN

“EL G1”

Con 24 años de edad era el encargado de la plaza en Mexicali B.C. por parte del Chapo Guzmán del Cartel de Sinaloa. Involucrado en homicidios y atentados contra corporaciones policíacas, contaba con orden de aprehensión en la misma entidad.


LOS INCOMPARABLES DE TIJUANA-EL G1


******************************************************

LA CÉLULA DEL “G1”

De acuerdo a funcionarios, se ha desatado una feroz cacería contra un joven que encabeza en Mexicali una fuerte célula ligada al Cártel de Sinaloa y a los Beltrán Leyva. Lo acusan de múltiples homicidios, entre éstos la ejecución de los dos agentes Ministeriales, pero hay evidencias de que este grupo creció al amparo de la corrupción de policías de los diferentes órdenes de gobierno. Su poderío: en el poblado de Palaco.

No sólo los dejaron crecer sino que los protegieron.

Para eso sí hubo coordinación entre policías estatales, municipales y federales, sobre todo en la zona Oriente de Mexicali.

Se trata de un grupo criminal que opera en esa parte de la ciudad desde hace al menos 2 años, presuntamente afiliado al Cártel de Sinaloa pero al parecer más cercano al grupo de los hermanos Beltrán Leyva. La célula en Mexicali está encabezada por un joven de apenas 24 años, a quien ubican como Víctor Javier Serrano Galván, o José Miguel Armenta Rivas, alias “El Uno” o el “G-1”.

Sobre este joven se ha implementado –según las autoridades– una feroz cacería en la zona de Mexicali sobre todo a raíz del reciente asesinato de dos agentes de la Policía Ministerial, el martes 07 de octubre.

Pero en el ámbito policiaco desde hace meses se maneja la figura del “G1”, como una persona que ha gozado de apoyo y protección de efectivos.

Curiosamente a dos de los secuaces de Armenta Rivas los aprehendieron casi inmediatamente después del crimen de los dos agentes; virtualmente los tenían localizados, sabían dónde, cuándo y cómo operaban.

Incluso, una de las tesis en cuanto al crimen de los dos agentes es que –al menos uno de ellos– había participado en un operativo en la zona Poniente donde les confiscaron cerca de 50 kilos de cocaína al grupo criminal. Por ello la advertencia para que les regresaran la droga: las coronas en la oficina de la Procuraduría en Palaco y el asesinato.

Pistolas de lujo, carros de lujo

El nombre de Víctor Javier Serrano Galván trascendió públicamente a raíz de lo sucedido la noche del 5 de octubre de 2006 en las afueras de un bar de la zona hotelera en Mexicali. Esa madrugada, en la confluencia de Benito Juárez y L. Montejano fueron detenidos 4 jóvenes que viajaban en un BMW 2006, color negro. La Policía Municipal fue alertada de que en ese vehículo iban los jóvenes que acababan de realizar unos disparos. Les encontraron tres armas, una escuadra Sig Sauer 9 mm, una pistola Colt Comander .38 súper y una Mágnum .357.

Ahí detuvieron a José Manuel Armenta, entonces de apenas 22 años, quien dijo ser de Sinaloa pero radicado en Los Ángeles. Lo acompañaban Raúl Martínez Cárdenas de 36 años y Juan Francisco Miramontes Gallegos de 37.

Pese a que se trataba de armas de uso exclusivo del ejército los jóvenes quedaron libres horas después de su detención.

Martínez Cárdenas fue asesinado en el fraccionamiento Villa Florida el miércoles 18 de abril del 2007 cuando subía a su auto, un Altima 2003 negro.

La noche del 15 de noviembre de 2007, cuando salía de visitar un domicilio, fue acribillado el agente de la policía municipal Eduardo Téllez Llamas. Esto sucedió en una zona cercana a la plaza Nuevo Mexicali. Tres jóvenes fueron detenidos a raíz de que después del crimen intentaron huir pero chocaron contra un vehículo estacionado. Uno de los tres trató de “rescatar” a sus compañeros de los agentes que los habían capturado, intentando arreglar el asunto que tenía que ver con el accidente de tránsito.

Ahí detuvieron a José Emmanuel Gil Valenzuela, Ricardo González Aceves y José Alán Smith Saavedra.

En su declaración ante el Juez dijeron pertenecer a una célula del Cártel de Sinaloa encabezada aquí por Víctor Javier Serrano Galván, a quien entonces identificaron sólo como “El Uno”.

Además vertieron otros nombres y apodos de integrantes, como el de “el Júnior”, “el Poney”, “el Tomate”, “el Rayas” y “el Uno”. También mencionaron a “el León” y a Arturo Beltran júnior.

Dijeron trabajar para “la gente de Sinaloa”, es decir para el Mayo Zambada, el Chapo Guzmán y Alfredo Beltrán.

Asimismo, aportaron otro dato:

Que en sus actividades eran protegidos por policías que “les daban perímetro”, mencionando el nombre de uno de los jefes, Gilberto Germán Rendón. Textualmente así lo detallaron:

“…vamos para donde está la bola circulando con rumbo al fraccionamiento que está atrás de la Plaza Nuevo Mexicali, en un lugar donde está la cancha de basquetbol adjunto a un lote baldío, ahí se encontraba la bola mirando al ‘Uno’, al ‘Poney’, al ‘León’, entre otros, y después llegó Arturo Beltrán; al llegar a dicho lugar se estacionaron y como eran varios vehículos el Uno recibió una llamada del Comandante de la Policía Municipal de la Estación Nuevo Mexicali el cual es moreno, alto, gordo, (el cual trabaja para el Uno en compañía de su pareja, el Subcomandante), los dos trabajan para el Uno y son los que dan perímetro cuando se necesita, diciéndole que habían reportado varios vehículos en dicho lugar y que se movieran…”

Después relatan con igual detalle la forma en que asesinaron al agente Téllez Llamas.

Esto fue la noche del 15 de noviembre de 2007, dos semanas antes de que saliera la administración que encabezaba el priísta Samuel Ramos Flores.

En mayo del 2008, ya con el panista Rodolfo Valdez en la Alcaldía, dentro del proceso de depuración fueron dados de baja una serie de elementos de la Policía Municipal, entre ellos Germán Rendón, pero él recurrió a un Amparo e inmediatamente fue restituido aunque comisionado al área de Separos, pero sigue en la corporación.

Ha trascendido que el grupo que encabeza Serrano Galván recibe protección no sólo de policías municipales sino también de estatales de la PEP y de agentes de la Policía Ministerial, sobre todo en la zona Oriente de la ciudad, donde se han cometido toda la serie de crímenes que ahora le imputan.

El doble homicidio de agentes ministeriales en Mexicali, desató una serie de acciones del Grupo de Coordinación que dieron como resultado la detención de dos integrantes de la célula comandada por José Manuel Armenta Rivas o Víctor Serrano Galván, alias el G-1, lugarteniente del cártel de Sinaloa.

Las autoridades de Baja California relacionan a este grupo delictivo en por lo menos nueve homicidios ocurridos en Mexicali recientemente; se le atribuyen la ejecución de dos policías de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), el homicidio de dos mujeres –una de ellas adolescente– y la decapitación de un hombre originario de San Luis Río Colorado.

También están relacionados con los homicidios de tres agentes de la Procuraduría General del Justicia del Estado (PGJE), entre ellos los ejecutados el martes 7 de octubre en Mexicali.

De 24 años, el G-1 tiene su base de operación en la Delegación González Ortega, mejor conocida como Palaco.

La madrugada del miércoles 1 de octubre, un taxista entregó dos coronas fúnebres en las oficinas de la Agencia del Ministerio Público de la zona oriente de la ciudad. Seis días después asesinaron a los agentes Alejandro Ocaranza Hidalgo e Ismael Rincón Pilar; este último fue removido de su cargo pero reinstalado gracias a un amparo que ganó.

Los agentes no fueron despedidos con honores, como se hace con los elementos policíacos que mueren en cumplimiento de su deber.

La noche del martes 7 de octubre, el Grupo de Coordinación efectuó tres cateos, encontró armas y carros blindados. Detuvieron a Rubén Cruz Beltrán “el Poney” y a León Carbajal Miranda.

Interpretado por los Aferrados de la Sierra, el G-1 tiene su corrido, es el cabecilla de la banda y aún está prófugo, en la letra se menciona al G-2 y G-3.

Las ejecuciones

El tráfico en el crucero carretera a San Luis y Calle sexta era denso. Pasaban diez minutos de la una de la tarde del 7 de octubre. De repente se escucharon las descargas de ametralladora; primero la sorpresa. “Aquí enfrente estaba estacionado un tráiler, pensé que era el ruido de cuando frenan los trailers”, comentó un locatario de la zona.

os estruendos se prolongaron y “la gente empezó a correr rumbo a la CFE, incluso se bajaron de sus carros”, narró.

El testigo contó que cuando imperó la calma, se acercaron al puesto de venta de cocos y vieron los cuerpos de los ministeriales. Una señora alcanzó a ser herida en la cabeza y puede ser que pierda un ojo, el comerciante de cocos “tenía una herida en el muslo”, dijo el entrevistado.

También relató que hubo un tercer ministerial que acompañaba a quienes resultaron muertos; “les alcanzó a disparar” a los agresores, aseguró.

Los agentes acribillados estaban asignados al grupo de robos de la Agencia del Ministerio Público de la Delegación González Ortega, cuyas oficinas están a dos cuadras del lugar donde los mataron.

Los agentes viajaban en un carro Nissan gris, sin placas y con los vidrios polarizados; sus cuerpos quedaron a un lado del carro, justo en medio del pequeño comercio de cocos y otras frutas.

Las autoridades estatales no pudieron precisar cuántos carros y personas participaron en la ejecución; según testigos, por lo menos fueron un pick up y dos autos tipo sedán.

El carro de los ministeriales quedó estacionado con el frente hacia el sur, en la esquina de la Calle Sexta; el ataque llegó por la parte trasera y lateral del copiloto. La trayectoria de los disparos que atravesaron los vidrios delantero y trasero del automóvil, no concuerdan con la posición y ubicación de los cuerpos inertes.

En el lugar de los hechos se encontraron dos armas largas, una de ellas presuntamente de los homicidas.

El comandante de la PGJE, Cristian Colosio Lule, comentó que no tenían conocimiento de un tercer ministerial en el lugar de los hechos.

Al día siguiente, el comerciante de cocos no se puso en ese lugar, no todos los locatarios cercanos quisieron contar lo que vieron, por miedo o por solidaridad-complicidad con los ejecutores. “No sé cantar”, o “estás hablando con la persona equivocada”, fueron algunos argumentos.

Cerca de esa zona, el miércoles, se colocó por primera vez en ese lugar un puesto de venta de cocos similar al del hombre que fue testigo del doble homicidio; originarios de Querétaro, un dependiente nervioso, dijo que su compañero estaba bien y por seguridad había optado por irse de Mexicali. “Ahora me voy a poner aquí”, dijo.

Luego de la ejecución, narraron los vecinos que dos carros, uno café y otro blanco, circulaban velozmente por la Calle Río Verde de oeste a este; al llegar al cruce con Calle Sexta; escucharon una ráfaga de metralleta.

Por lo menos dos personas iban caminando por esa zona cuando los delincuentes en fuga dispararon contra una patrulla municipal que los perseguía; ante los disparos desistió de la persecución.

Según el Secretario de Seguridad Pública del Estado (SSPE), Daniel de la Rosa Anaya, solamente encontraron un carro honda gris, como probable unidad participante en la doble ejecución.

También dijo que era posible que la mujer herida perdiera un ojo.

Otras ejecuciones

Pasadas las dos de la tarde del miércoles 8 de octubre, en las instalaciones de la PGJE, ofrecieron rueda de prensa el secretario de la Rosa Anaya, el director de la policía municipal de Mexicali, Alonso Ulises Méndez, y el comandante de los ministeriales en la zona, Cristian Colosio Lule. No llegó ningún representante de la Procuraduría General de la República (PGR).

A nombre del Grupo de Coordinación, de la Rosa Anaya informó la desarticulación de la banda del “G-1”.

En Iberia y Calle Cáucaso núm. 335 del Fraccionamiento Residencial Los Cedros localizaron una Ford Lobo Harley Davidson blindada, color gris modelo 2005 con placas de circulación de Baja California.

Ese mismo domicilio aseguraron 5 carros, además de una subametralladora Uzi modelo MA10, una arma larga tipo fusil marca universal calibre 30 milímetros, además de una pistola calibre 380 y dos armas largas R15. La Uzi era dorada, simulando oro.

Ese domicilio era investigado como casa de seguridad de Víctor Serrano Galván.

Por la Calle Río Elota de la Colonia Prohogar, las autoridades detuvieron a Rubén Cruz Beltrán, alias “el Poney”, que tiene orden de aprehensión por el delito de homicidio calificado.

Ante los medios de comunicación, este sujeto reconoció trabajar para “el Víctor”, cuidándole casas, según dijo

La otra detención tuvo lugar por la Calle Aurora 32 del Fraccionamiento Valle del Álamo, donde aseguraron a León Carvajal Miranda.

Según el Grupo de Coordinación, esta célula del narcotráfico podría ser responsable del homicidio de Gerardo Méndez Reyes, quien era el Subcomandante de la AFI en Mexicali; además del asesinato de Javier Gerardo Durán Treviño, agente de la misma corporación.

Ambos policías federales fueron acribillados el sábado 26 de julio de 2008, cuando salían de comer en un restaurante de comida china ubicado en la zona oriente de la ciudad.

Tenían poco de haber llegado a la plaza de Mexicali y cuando los ejecutaron estaban abordando un carro propiedad de Carlos Alberto Cedano Filippini, en ese momento comandante de la AFI, días después fue detenido en Los Ángeles, California.

La madrugada del viernes 18 de septiembre, en plenas Fiestas Patrias de Palaco, la señora Araceli Barraza Camacho y su hija de apenas 16 años, Samanta López Barraza, fueron asesinadas cuando terminaban de vender en la feria.

Frente a varios testigos, el homicida descargó dos pistolas contra las mujeres. Barraza Camacho era conocida activista del Partido Revolucionario Institucional (PRI), atendía un puesto de venta de cerveza en las Fiestas Patrias. Este hecho hizo que las festividades adelantaran su clausura tres días.

Ese mismo viernes por la mañana, también en esa zona de Palaco, dentro de un automóvil abandonado estaban la cabeza y las manos de una persona.

Al llegar la policía, encontraron que el resto del cuerpo yacía en la cajuela del mismo vehículo. Mexicali se incluyó en las ciudades donde aparecen decapitados.

A los días, la PGJE informó que se trataba de Guillermo Ruiz Flores, sanluiseño residente del Ejido Puebla con varias internaciones en la cárcel por delitos de narcomenudeo.

Las pruebas de balística de la PGJE, señalaron que una de las armas decomisadas a la célula delictiva del “G1”, fue utilizada en el homicidio del agente ministerial José María Santiesteban Torres.

Este ministerial fue asesinado la mañana del 10 de abril de este año, justo cuando salía de su casa en la Colonia Prohogar, antes, el 8 de septiembre de 2005 se había salvado de un atentado a balazos.

Las autoridades del estado, sin estar totalmente seguros, presuponen que estos homicidios fueron obra de Víctor Serrano Galván.

Un día después del homicidio de los agentes Rincón y Ocaranza, el comandante de la ministerial en Mexicali, Cristian Colosio Lule informó a nombre del procurador que todos los elementos de la zona oriente fueron sujetos a rotación de personal.

“Se aceleraron los cambios de esta agencia debido a las recientes amenazas y al homicidio de dos agentes ministeriales”, dijo Colosio.

El total de los agentes rotados fue de 20 en el grupo de robos y 24 los asignados a la Agencia del Ministerio Público de la Delegación González Ortega.


FUENTE: ZETATIJUANA.COM

Related Posts with Thumbnails
 

© 2009NARCOTRAFICO | by TNB