jueves, septiembre 03, 2009

HISTORIA DEL NARCOTRAFICO III (FINAL)

Por ING. RICARDO RAMÍREZ MONTAÑANA

POSICIÓN OFICIAL Y PROPUESTAS

Unificación de la Policía a nivel nacional.

Es necesario unificar a la policía bajo un proyecto nacional de Seguridad Pública, para transformarla, en un órgano profesional para combatir el crimen, en la prevención, investigación y persecución de ilícitos, haciéndola capaz de compilar información a nivel nacional, para canalizarla a labores de inteligencia, aplicable a la prevención y persecución de los delitos que atenten contra la seguridad pública.

Consideremos que al integrarse la policía federal en una sola dependencia, con apoyo en un Programa Nacional de Seguridad Pública “de Estado”, ayudará a que la Policía se convierta verdaderamente en un instrumento de la sociedad, para su defensa y protección.

A través de un esquema a nivel nacional policiaco, que integre a todos los cuerpos policíacos federales del país en uno solo, deben establecerse mejores condiciones para el reclutamiento de policías, tratando de hacer una selección de sus aptitudes y habilidades, establecer programas de capacitación y profesionalización para buscar mejores salarios para éstos elementos, primero porque se deben buscar personas con niveles de estudio más altos, pero si el sueldo es bajo no sería atractivo para ellos, y en segundo lugar para evitar que surja la corrupción.

La batalla contra los delincuentes requiere de elementos dignos y honorables. No cabe espacio para la descomposición en los cuerpos responsables de brindar y mantener la buena seguridad pública, en este aspecto debemos exigir que existan sanciones ejemplarmente severas, tanto para los servidores públicos que se aparten de la legalidad, como para los delincuentes que atenten contra su integridad, brindándole un ambiente sano y seguro de trabajo, en el que podrá desarrollarse y ofrecer ese ambiente a su familia y por ende, a la comunidad que sería la mas beneficiada de un entorno saludable de trabajo, pero a su vez, se debe estimular a los responsables del orden público con programas de insentivos, estímulos, ascensos, y con la recuperación del poder adquisitivo del salario haciéndolo decoroso, asociado a prestaciones laborales que redunden en la prosperidad y en la seguridad familiar, ya que este es un punto básico, que al no ofrecerse se manifiesta en la aceptación de cohechos y trabajos extras que son mejor remunerados y que en muchas de las ocasiones estan al margen de la ley.

Autonomía del Ministerio Público

Insistimos en la autonomía del Ministerio Público, para que lleve a cabo funciones de un abogado que vigile el debido proceso penal y no como un policía que viole las garantías de acusados y víctimas del delito, siendo necesario que se convierta en un órgano técnico y no político.

En este aspecto la autonomía de gestión presupuestaria y técnica del Ministerio Público, debe ser encaminada a evitar que haya influencia externa en sus actuaciones y se legitime su trabajo, al evitar presiones y especulaciones en cuanto a lo político o recibir la “línea” y del porqué de sus arbitrajes, debiendo encauzarse totalmente al cumplimiento absoluto de la Ley, situación que se reflejará en sus acciones y resoluciones, en beneficio de la sociedad en busca de Justicia y Seguridad.

Esta reforma va de la mano con una modificación del sistema de impartición de justicia, ya que el Ministerio Público se convertiría en el encargado de llevar la etapa de investigación del delito y una vez que cuente con elementos suficientes, sea la parte acusadora en un juicio oral, público y contradictorio ante el Juez, con una parte defensora como contraparte.

Es decir, la integración de la averiguación previa estará en manos del Ministerio Público, quien con el apoyo directo de las policías y por intermedio de los investigadores, llevará adelante la etapa de investigación, preparándola y transcribiéndola al lenguaje legal y dejará en manos del Juez, la facultad de juzgar sobre la culpabilidad o inocencia del inculpado.

Sólo con una relación fuerte entre los tres Poderes: Ejecutivo, Legislativo, y Judicial, los tres niveles de gobierno: Federal, Estatal, y Municipal y los ciudadanos, podremos someter a la delincuencia, la seguridad es compromiso de todos.

Cruzada Nacional contra la Delincuencia

En la ofensiva contra el delito en lo habitual, debemos llevar a cabo programas que optimicen las acciones de vigilancia preventiva, agilicen los procedimientos de procuración de justicia, aseguren una impartición de justicia clara y libre, que cumplan honradamente en el ámbito de la realización de juicios y la ejecución de las sentencias.

En esta retórica el Secretario de Seguridad Pública, Ing. Genaro García Luna, anunció el inicio de la Cruzada Nacional contra la delincuencia, que significa la aplicación de 10 ejes que deberán facilitar la lucha contra los grupos del crimen organizado.

Durante la XXI sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, el C. Secretario en su calidad de presidente del consejo, desglosó el programa anunciado por el Presidente Felipe Calderón, que incluye desde la creación de un sistema de interconexión entre los gobiernos, hasta el registro público vehicular.

El primero de los ejes que se aprobó durante la reunión, fue la formación y profesionalización de los cuerpos de seguridad, que incluye el servicio Civil de Carrera, con lo que quienes trabajen en las dependencias de justicia, cuenten con estándares internacionales.

El segundo punto, es el equipamiento para la Seguridad Pública,

El tercero es la creación de la Plataforma México, una red de telecomunicaciones, números de emergencia y llamadas anónimas que tenga una cobertura y distribución nacional; así como la interconexión entre municipios, estados y federación.

El cuarto será el Registro Público Vehicular a nivel nacional.

El quinto eje contempla la ampliación de la infraestructura técnica con la que cuentan los agentes.

El sexto de los puntos dados a conocer por el secretario de Seguridad Pública, es la implementación de instancias que coordinen la información y las operaciones a nivel estatal y federal. Y es que, dijo García Luna, “si de algo se ha aprovechado la delincuencia es la falta de coordinación entre autoridades que estamos aquí presentes, de ahí que la piedra angular en la reingeniería para el combate al delito sea una efectiva colaboración”.

En los siguientes ejes se menciona el combate al narcomenudeo, operativos conjuntos, así como sistemas de evaluación y seguimiento de quienes realizan las actividades de resguardo de seguridad.

También y como uno de los puntos que destacó Genaro García Luna, se incluye la participación de la comunidad en Seguridad Pública. Aseguró que éste, es uno de los principales puntos a desarrollar,

Hizo un llamado a las amas de casa, padres de familia y jóvenes a que en la medida de sus posibilidades apoyen en las acciones para restablecer la seguridad. “En la medida que cada familia le cierre la puerta a la ilegalidad.

En la medida en que cada instancia del Estado cumpla con su parte en esa lucha, en esa medida el crimen perderá espacios de acción y reductos de impunidad”, expresó García Luna.

También admitió, que “la lucha va a ser probablemente muy dura”, pero podría ganarse la guerra en contra del narcotráfico. El secretario de Seguridad Pública calificó como "un objetivo irrenunciable", la recuperación de espacios invadidos por la delincuencia.

Por ello, llamó a cerrar filas “sin ideologías ni partidismos” para garantizar la paz y seguridad que se requiere para el desarrollo del país.

Participación ciudadana

Lo que nos dará superiores efectos es realizar una efectiva política de prevención del delito, ya que siempre será más eficaz prevenir que reaccionar en contra del crimen, aunque un sistema de justicia eficiente que aclara y sanciona el mayor número de crímenes posibles, desde luego que forma parte integral de una estrategia de la prevención.

Se debe favorecer el presupuesto y el trabajo en la prevención del crimen e involucrar la participación de la sociedad en la toma de decisiones sobre seguridad pública al evaluar a los servidores públicos, con la finalidad de fortalecer y transparentar la capacidad de las instituciones públicas para prevenir y combatir la delincuencia y el crimen organizado.

Se debe dar la más amplia prioridad a la prevención, es decir, a evitar que el delito se cometa. Nada compensa ni resuelve la afectación que se causa a la sociedad y a las personas en lo individual, cuando han sido víctimas de un ilícito.

Esencial es fomentar la cultura de la denuncia ciudadana, pero también lo es el fomentar la cultura de la respuesta oportuna y efectiva de las autoridades, toda vez que no hay peor inhibidor de la participación ciudadana que la apatía de las instancias responsables.

Reformas legislativas

Ante la grave situación que vive el sistema de Seguridad Pública y de Procuración de Justicia, necesitamos reformas estructurales que permitan una mayor coordinación de cuerpos policíacos; que contemos con un Ministerio Público independiente y especializado en la indagación de todos y cada uno de los delitos y que éstas se den con agilidad, transparencia y justicia en los procedimientos y juicios penales.

Partiendo del punto de vista que la principal responsabilidad que tiene el estado es la de garantizar la seguridad de sus habitantes, se debe de considerar la opción de legislar sobre la no intervención para la reducción en los presupuestos destinados a la seguridad pública de los estados y los municipios, para no escatimar recursos en ese rubro, e invertir en temas relacionados a la profesionalización de los cuerpos de seguridad y en tecnologías aplicables para la adecuada prevención y persecución de los delitos, y que el trabajo de las diferentes comisiones legislativas se concentren y se ocupen en la apropiada inversión y en el aumento del presupuesto ya asignado y no en mediáticas luchas políticas feroces que desencadenan un punto de vista de desorganización entre los poderes legislativos y el ejecutivo tanto federal, como de los estados y retomar el tiempo de legislación en verdaderas propuestas de forma y fondo para recuperar la confianza de la población en general.

La coordinación de los tres niveles de Gobierno

Carlos Castresana, experto de la ONU, Doctor en Derecho y Fiscal del Tribunal Supremo de España; galardonado internacionalmente por su combate a la corrupción, defensa de los derechos humanos y combate al tráfico de drogas, manifiesta que apremia a las autoridades a recuperar el estado de derecho. Indica que hay que superar retardos endémicos, procurando combatir los cuatro rubros fundamentales que constituyen el programa de acción, que son: el debido tratamiento de las adicciones, la adecuada atención a las víctimas, el combate a la corrupción y a la delincuencia organizada.

El combate a la delincuencia organizada requiere medidas de corto, medio y largo plazo, como cualquier problema, no hay una solución mágica a corto plazo, lo que se pretende es fortalecer las instituciones y cambiar las estructuras de las instituciones en aquello que no estén resultando funcionales.

Es necesariamente un apoyo a largo plazo, que va a arrojar resultados cuando las modificaciones legislativas, la capacitación de los funcionarios, y otros puntos quebrantables como lo son mejorar la condición salarial de los policías y garantizarles una seguridad plena en el perfeccionamiento y en el desarrollo de sus funciones, ya que se haya implementado, eso lleva años, no es algo que se conciba de la noche a la mañana.

En materia de corrupción no es posible combatir caso por caso, eso es algo que se debe hacer pero que le corresponde a la Procuraduría de Justicia, a lo que se debe contribuir, es a “erradicar las condiciones en las que la corrupción se produce” y se hace frecuente o se sistematiza. Las condiciones en definitiva que hacen la corrupción difícil hasta llegar a erradicarla son las que se deben proponer.

Un verdadero Poder Judicial independiente, responsable ante los ciudadanos y servicio público que sea capaz de frenar los abusos del poder político, del poder económico, de la delincuencia organizada, de quienes pueden de hecho saltarse la Ley porque no necesitan sujetarse a derecho, esa es la gran tarea pendiente.

Hace falta una sociedad civil muy presente y un Poder Judicial que de verdad actúe conjunto a ello un gran esfuerzo de unidad de los tres poderes del gobierno y una gran voluntad de coordinación a los tres niveles, Local, Estatal y Federal, porque “la delincuencia organizada está muy bien estructurada”.

Y sin embargo, en el lado de la sociedad a veces lo que se percibe es una desorganización, peleas encarnizadas internas entre partidos políticos, entre distintos niveles de Gobierno, entre distintos poderes, etcétera, y toda esa descomposición, toda esa desorganización, es vacío de poder que aprovecha la otra parte.

Conclusiones

La sociedad mexicana, tiene que atender a la historia del narcotráfico y la delincuencia organizada, como una prioridad de supervivencia. Habrá que entender que no son los Gobiernos los que pierden, de resultar vencidos en ésta guerra, sino la Nación, a la que todos pertenecemos y nos debemos como mexicanos.

Sin embargo, la campaña no se va a ganar únicamente mediante el establecimiento del estado de derecho a través de la fuerza y las armas, sino mediante una coordinación a corto, mediano y largo plazo con una planeación estratégica, en la que se debe involucrar los tres niveles de gobierno, la sociedad civil y los medios de comunicación, en una auténtica cruzada nacional en pro de la prevención de todos los tipos de delito y por ende a las adicciones.

El monstruo que se enfrenta actualmente, es una verdadera Hidra de Cien Cabezas. Es por eso, que los frentes de la educación, de la cultura, de la legalidad y de la participación ciudadana nos están llamando también al servicio en materia de prevención del delito y de las adicciones.

El reto no es pequeño. Varias generaciones han caído ya bajo el yugo de las drogas o bien por la seducción de las increíbles ganancias ilícitas que el narcotráfico genera en todas sus modalidades y en todos los estratos sociales.

Hay que generar un “compromiso, Gobierno y Sociedad”, y demostrar en las batallas que los que han errado el camino, con su involucramiento, pueden todavía desagraviar su deuda con la sociedad, pero sin dar cuartel a los que participen en el bando contrario y no se rindan ante el clamo social en general...

FUENTE: LOSTUBOS.COM

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 

© 2009NARCOTRAFICO | by TNB