martes, agosto 31, 2010

LA BARBIE Y LAS EJECUCIONES

NOVIA DE 'ZETA' RELATA SECUESTRO

Por LAURENCE ILIFF

Juan Miguel Vizcarra, gatillero del cártel del Golfo, pasó sus últimos días en el mar de la bahía de Acapulco y también frente a la televisión con su novia y la hija de la mujer.

Simulaba estar de vacaciones, pero en realidad el ex militar había llegado a la ciudad para realizar una peligrosa misión.

Él y otros miembros de los Zetas de Nuevo Laredo, todos encargados de hacer el trabajo sucio del cártel del Golfo, habían ido a Acapulco y la cercana ciudad de Zihuatanejo para secuestrar a miembros del rival cártel de Sinaloa.

Posteriormente, su novia Norma diría a las autoridades que desconocía la labor que desempeñaba Vizcarra para los Zetas en la frontera entre México y Texas. Sin embargo, en declaraciones que forman parte de un documento legal de 216 páginas obtenido por The Dallas Morning News, declaró que Vizcarra le confesó la verdad.

Vizcarra es la figura central en un escalofriante "narcovideo" que fue dado a conocer por The Dallas Morning News en diciembre. Ahí se muestra el interrogatorio de cuatro autoproclamados Zetas marcados por hematomas y ensangrentados. Hacia el final del video, fechado el 16 de mayo del 2005, Vizcarra recibe un disparo en la cabeza.

El secuestro de los hombres propició una investigación federal en México que dejó al descubierto una guerra cada vez más personal entre los dos carteles. Las declaraciones de la novia de Vizcarra ofrecen un excepcional vistazo de lo que sería un golpe fallido del narcotráfico, la conspiración de policías corruptos y los acontecimientos que llevaron a la grabación del video. Los archivos judiciales serán utilizados por la fiscalía en el juicio de diez personas, que incluyen ocho agentes federales, por su supuesto nexo con narcotraficantes.

La versión de la novia

Las revelaciones que Vizcarra hiciera a Norma se produjeron luego de que él se quejara de que su "destacamento de seguridad" se estaba arriesgando demasiado. Norma le preguntó de qué hablaba, y según su declaración jurada, "me dijo que era miembro de los 'Zetas' y que eran un grupo armado de narcotraficantes".

"Le pregunté a Juan Miguel qué hacía. Dijo: 'Lo que hago es llevarme a personas, y estamos aquí en Acapulco buscando gente del [otro] cártel; estamos buscando a unos tipos que entraron a nuestro territorio y asesinaron a miembros de la familia Zeta. Y mi misión es llevar a los responsables conmigo' ", relató Norma.

Autoridades mexicanas han identificado al hombre ejecutado en un 'narcovideo' como Juan Miguel Vizcarra.

Vizcarra advirtió que podía encontrarse en una misión suicida debido al alto nivel de protección policial que gozaba el cártel de Sinaloa en la ciudad portuaria, en especial por parte de agentes corruptos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI).

Si los Zetas logran efectuar los secuestros, añadió, es posible desencadenar una "gran fiesta": un sangriento enfrentamiento entre los cárteles.

"Dijo que estábamos en la boca del lobo, ya que si nos atrapaba la policía [estatal], los AFI, o la policía municipal, no nos llevarían a las autoridades, sino con los jefes de la organización", testificó.

Y así fue.

Una semana después de la llegada de los Zetas a Acapulco, las cosas para el grupo se empezaron a complicar.

"El domingo 15 de mayo, alrededor de las siete de la mañana, Juan Miguel recibió una llamada. Después dijo: 'atraparon a esos idiotas [compañeros Zetas] en Zihuatanejo', luego a las nueve de la mañana recibió una llamada y después dijo: 'Estamos jodidos, ya atraparon a dos de mi destacamento... cuando atrapan a uno los atrapan a todos' ", narró Norma.

Trataban de huir

Vizcarra, Norma y su hija de dos años salieron de su habitación del hotel con vista a la plaza principal de Acapulco y caminaron frente a un puesto de la policía municipal. Vizcarra compró tarjetas de teléfonos prepagadas y Norma avisó a las autoridades. Su idea era pedir a la hermana de Vizcarra que les enviara dinero urgentemente para poder escapar rápido.

Minutos más tarde, tres camionetas SUV con vidrios polarizados aparecieron en la plaza del lado del océano, y de ellas salió una docena de hombres armados. Uno de los hombres llevaba un uniforme oscuro con la insignia de la AFI en la manga, aseguró Norma a las autoridades. "Cuatro de ellos se nos acercaron, dos se llevaron a Juan Miguel del brazo y [los otros] me llevaron a mí".

Vizcarra subió a bordo de una de las camionetas y Norma y su hija a otra. Fueron transportados a una casa de seguridad del cártel de Sinaloa en Costa Azul, un exclusivo vecindario cercano a la playa, según el expediente de la corte.

Las autoridades lograron identificar a uno de los hombres ejecutados en el video como Juan Miguel Vizcarra, del cártel del Golfo.

Entre los que esperaban a Vizcarra se encontraba un importante operativo de Sinaloa que se cree está a cargo de la "plaza" de Acapulco, como se le conoce a cada territorio del cártel. A través de fotografías, Norma lo identificó como Édgar Valdez Villarreal, cuyo principal apodo, "La Barbie", deviene de su piel blanca, constitución atlética y ojos verdeazulados, que lo hacen parecer como una versión masculina de la muñeca del mismo nombre, de acuerdo con las autoridades. Tiene 32 años y nació en Laredo, Texas, y la justicia mexicana emitió una orden de aprehensión contra él en el 2003 por acusaciones de tráfico de cocaína.

Un hombre reservado

Norma contó a las autoridades que el hombre que consideraba su concubino era tranquilo y reservado, le gustaba jugar futbol y trabajó como guardia de seguridad en Ciudad Altamira, en el estado fronterizo de Tamaulipas. También estuvo en el ejército de los 16 a los 25 años, pero lo dejó luego de que su primera esposa se quejara de que nunca veía a sus tres hijos pequeños. Después se separó de ella, según el testimonio.

En la confesión que le hizo a Norma, Vizcarra reveló haber pertenecido a los Zetas por tan sólo unos meses, dijo a las autoridades. El cártel le prometió casi 3,000 dólares semanales, más gastos, pero no le habían pagado aún.

Norma también describió su temor por lo que le pudiera ocurrirles a ella y a su hija.

Reveló que uno de los hombres que la custodiaban dijo: "Tu marido está en el bando equivocado. Espero que mi jefe esté de buen humor y te deje ir. Tu hija es muy pequeña, de la misma edad que la mía... tu esposo me pidió que te dijera que te quiere mucho".

Durante las casi 24 horas que pasó en la casa, Norma vio al menos a otro Zeta esposado. Más tarde lo identificó como Sergio Alberto Ramón Escamilla, de 19 años, que también aparece en el video y cuya sangre fue encontrada más adelante por expertos forenses en una de las habitaciones.

Norma relató que una vez que ella y su hija fueron dejadas en libertad, fueron llevadas a la central de autobuses. Era el 16 de mayo, el mismo día que aparece en el video en el que Vizcarra fue ejecutado.

Informó a las autoridades que había sido liberada, y uno de los hombres le aconsejó: "será difícil, pero finge que no pasó nada". Entonces le dio 1,000 pesos, aproximadamente 95 dólares, para que comprara los pasajes de autobús.

Pero antes de ser llevada a la central de autobuses, Norma recibió la visita de otro hombre, el que le entregó un papel doblado y agregó: "Llévate esto. Cuando llegues... míralo, y si quieres ir a las autoridades, hazlo. Nada más no digas a nadie que yo te lo di".

Fue hasta después que Norma se dio cuenta que se trataba de una fotografía de Valdez, "La Barbie". Aún no está claro, dado el testimonio, si la foto pretendía ser una amenaza o si se trataba de mostrar al hombre responsable por la muerte de su novio.

Los agentes federales

Los archivos serán utilizados en el caso de la fiscalía contra diez personas, incluyendo a ocho agentes federales, por su supuesta colaboración con narcotraficantes.

La investigación condujo a un caso jurídico preliminar contra ocho oficiales federales, incluyendo a un comandante de la AFI en Acapulco, además de dos civiles.

Se ordenó un juicio contra los agentes federales y los dos civiles. Otros cinco oficiales, entre ellos el comandante federal de Acapulco, fueron dejados en libertad por falta de pruebas.

El procurador general Daniel Cabeza de Vaca dijo a reporteros en diciembre que la investigación interna de su oficina no había podido probar la participación de agentes de la AFI en la realización del video o maltrato de los supuestos Zetas. No obstante, agregó que los agentes de la AFI que fueron detenidos siguen bajo investigación y la corrupción no será tolerada dentro de las fuerzas policiales.

FUENTE: ALDIATX.COM


video

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 

© 2009NARCOTRAFICO | by TNB